miércoles - 21 abril - 2021
Inicio Nacional 14 aspirantes y 41 políticos asesinados

14 aspirantes y 41 políticos asesinados



José Melquiades Vázquez, conocido como el ‘Pantera’, fue asesinado en el exterior del Palacio Municipal de Mariano Escobedo, en Veracruz. El precandidato al municipio de La Perla, murió de manera violenta tan solo seis meses después de que su hijo también fuera asesinado. El homicidio de ambos políticos forma parte de una lista de aspirantes y políticos asesinados desde el pasado 7 de septiembre, cuando arrancó del proceso electoral.

De acuerdo con la consultora Etellek, en el último semestre han sido asesinados 14 aspirantes y 41 políticos, en una ola de violencia que ni la pandemia ha podido frenar y donde políticos, en su mayoría locales, han sido víctimas de amenazas, secuestro, tentativa de homicidio, robo con violencia, lesiones y homicidio doloso.

En el segundo reporte de Violencia contra políticos en México de la consultora, se indica que en el último semestre, se han registrado 205 agresiones contra políticos, de las que 93 se cometieron con arma de fuego.

Rubén Salazar, director de la consultora Etellekt, explicó que, hasta el momento, el proceso electoral de 2017-2018 ha sido el más violento de la historia de México, pues se registraron 774 agresiones, donde 152 políticos fueron asesinados. Y en su perspectiva, el actual –aunque será más corto, pues las elecciones ser realizarán en junio y no en julio– se prevé que presente un recrudecimiento de la violencia, sobre todo en las próximas semanas.

“La violencia suele incrementarse en tiempos de campañas, este año electoral en abril y mayo. Así sucedió en el proceso de 2018, en abril fueron asesinados más de 33 políticos y en mayo 30”, advirtió en entrevista.

La violencia contra políticos es un problema identificado por el presidente Andrés Manuel López Obrador. En su gira por Zacatecas a finales del mes de febrero,  el mandatario federal ofreció protección a los abanderados  para que no se dejen amenazar ni persuadir por miembros del crimen organizado o de “cuello blanco”.

“Si el presidente municipal de un pueblo llega por la delincuencia organizada o por la delincuencia de cuello blanco, va a ser un pelele, un títere, un empleado de quien dio el dinero para que ese candidato en su momento comprara los votos, traficara con la pobreza de la gente y llegara al cargo no para servir al pueblo, sino para servir a estos grupos de intereses creados”, planteó el mandatario ante el gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello.

Día después, el gobierno federal puso en marcha  una estrategia para proteger a los más de 21,000 candidatos  que competirán por un cargo de elección popular el 6 de junio, la cual incluye instalar mesas de trabajo y reforzar la seguridad en estados y municipios de alto riesgo, para evitar amenazas, intimidaciones o cooptaciones del crimen organizado.

Durante la presentación de la estrategia, la secretaria Rosa Icela informó que, de acuerdo con cifras oficiales, en el periodo de precampaña, fueron asesinados 64 políticos.

Además de lo expresado por las autoridades están los estudios en los que se ha documentado la violencia. El reporte  Violencia política en México  , realizado por Integralia, enlista 90 incidentes de violencia política que han dejado 108 víctimas en México entre éstos funcionarios municipales, aspirantes a cargos de elección popular, expresidentes municipales, líderes de partidos, legisladores.

“Buena parte de los incidentes los llevan a cabo miembros del crimen organizado que buscan coludir que buscan coludir o controlar a gobiernos locales para control de mercados ilícitos como el huachicoleo, tráfico de drogas, extorsión”, refiere su reporte.

El documento de Integralia señala que de septiembre a febrero se presentaron 75 homicidios: 18 funcionarios municipales, 11 aspirantes, siete funcionarios federales y estatales, seis activistas, cuatro exfuncionarios, cuatro periodistas, tres expresidentes municipales, tres líderes partidistas, dos legisladores locales, dos excandidatos, dos jueces, y otras 10 víctimas no especificadas.

Sobre ese ambiente, Víctor Antonio Hernández Huerta, profesor visitante en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), refiere que los homicidios no están relacionados con elecciones cerradas o competidas, sino que los datos de elecciones pasadas demuestran que están ligados a la presencia de organizaciones del crimen organizado y al nivel de violencia criminal en cada municipio.

“Los asesinatos de candidatos más bien están relacionados con las actividades de organizaciones criminales en los municipios en que ocurrieron los asesinatos”, afirma el experto en su texto  Candidatos asesinados en México, ¿competencia electoral o violencia criminal?  

Rubén Salazar explicó que hasta ahora no se ha encontrado una correlación directa entre las agresiones hacia políticos con los niveles de violencia de los estados donde han sido asesinados.

“La correlación es prácticamente nula, estados que tienen las mayores tasas de homicidios por cada 100,000 habitantes no tienen las mayores tasas de agresión contra políticos, por ejemplo, Colima, que no tiene hasta ahora ningún político asesinado”, sostuvo.

La violencia en los estados 

En lo que va del actual proceso electoral, Veracruz –que tendrá elecciones para diputados y presidencias municipales– es la entidad que más agresiones reporta, con 41, pero su tasa de homicidios por cada 100,000 habitantes se ubicó en 2020 en 17.1 cuando la media nacional es de 27.

Veracruz, Oaxaca, Puebla, Guerrero, Estado de México, Quintana Roo, Michoacán y San Luis Potosí, concentran el 65% de todas las agresiones contra políticos en lo que va del actual proceso electoral.

Rubén Salazar explicó que las agresiones contra los políticos es multifactorial, es decir, no se les puede atribuir solo al crimen organizado, porque también procede de adversarios políticos que no quieren dejar el cargo.

“Hay móviles tanto políticos como de índole criminal, personal, pero también el problema es que históricamente el 80% de los casos han quedado impunes”, afirmó.

La violencia contra políticos tiene preferencias: las víctimas el 80% son políticos de oposición al gobierno en turno.

“8 de cada 10 víctimas de agresiones pertenecen a partidos de oposición en relación a los gobernadores, entonces hay mayor riesgo para ser política si eres opositor en estados del centro y sur del país”, afirmó.

En las últimas semanas han sido asesinados Ramos Lázaro, presidente municipal de Oaxaca (independiente), Gladys Merlín Castro, expresidenta municipal de Cosoleacaque, Veracruz (PRI); Ignacio Sánchez Cordero, aspirante a la presidencia municipal en Puerto Morelos, Quintana Roo (PVEM) y Carla Enríquez Merlín, precandidata a la presidencia municipal de Cosoleacaque (Morena).

Fuente: www.expansion.mx

         

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments