domingo - 11 abril - 2021
Inicio Local Ser un "Clown" invita a la imaginación para divertirte - Noticias Locales,...

Ser un “Clown” invita a la imaginación para divertirte – Noticias Locales, Policiacas, sobre México y el Mundo | El Sol de San Luis


En medio de la crisis pandémica, crear sonrisas y emanar emotividad en cada persona se ha convertido en todo un reto para los artistas performáticos circenses. Hoy ir más allá de lo cómico y tocar el corazón de los espectadores se ha vuelto más complejo, sobre todo en la disciplina del “Clown”.

El matrimonio conformado por Erik Rosales e Irasema Mariscal , comparte para El Sol de San Luis, acerca de esta disciplina y cómo han salido avantes de esta situación sanitaria compleja, que no sólo les arrebató parte de su trabajo, sino lo más importante, los rostros y la cercanía con el público.

“Dedicarse al Clown es complejo y un reto sobre el escenario. El Clown es ir más allá de lo que las personas conocen como un “payaso tradicional” (de los cuales hemos aprendido mucho). Ser Clown es ir por encima de la naturaleza de lo cómico”, refirieron.

Con más de 10 años de experiencia Erik Rosales, iniciaría en el ámbito del Clown con diversos shows para después aperturarse dentro de su propio quehacer artístico y crear desde hace cinco años el espectáculo de Zerendipia, donde crearía una excelente mancuerna con Irasema Mariscal.

El performance del Clown, mencionan, está encaminado a utilizar el lenguaje humano como una manifestación que conlleva humor, inteligencia y una estructura dramática. No es sólo hacer reír por reír, sino buscar a través del ingenio el poseer el sentido del humor que otorgue al público poder percibir lo cómico.

Y esto es lo que desarrollan día con día detrás del sobrio maquillaje, las cejas disparejas, la barba remarcada y la nariz roja que posee su alma de artistas.”Monsieur le clown” (Erik) y “Mimiris” (Irasema) rememoran con un anhelo enorme cada uno de sus espectáculos, cada proceso y el arduo trabajo que conlleva preparase para salir ante cientos de personas que buscan divertirse y también ¿por qué no? olvidar por un momento las complicaciones de la vida.

“El Clown tiene una parte de introspección a la que estás sujeto todo el tiempo. Se necesitan técnicas, sin duda, pero el manejo del público también es lo más importante. Aunque nosotros nos hemos desarrollado de manera empírica, eso nos ha dado la experiencia de saber cómo nos comunicamos con el espectador”, comentó Irasema.

Preparar cada show tiene su grado de dificultad, ahora, al estar lejanos al público, de frente, en cercanía, les ha requerido transformar su trabajo. “Lo más difícil ha sido acostumbrarnos a esta nueva normalidad, no tener contacto con la gente. Tuvimos que renovar nuestro espectáculo y nos acoplamos a las nuevas formas de comunicación en las cuales hemos podido llevar el espectáculo a través de una pantalla”.

Y detrás de ello hay todo un desarrollo que no sólo implica toda una metodología del espectáculo, sino también acercarse y conocer su personaje, su vestimenta, el carácter que el Clown debe de tener para tomar el espacio y hacerlo suyo, para así compartir emociones con cada una de las personas que les miran.

“Nosotros navegamos en diferentes personalidades. La dificultad de subirse a un escenario radicará siempre en la personalidad del sujeto. Para Erik quien es muy extrovertido, es fácil, es como un pez en el agua, maneja muy bien la improvisación. Para mi que soy un poco más introvertida, tengo que transformar mi energía al momento de cada presentación y modificar la interacción con el público. Es apegarnos a nuestro personaje al grado de sentirnos cómodos. El Clown es tratar de graduarse en diversas facetas y sentires que definen gran cantidad de personalidades”.

Por ello subrayan que ser Clown es vivir su propia experiencia emocional, es invitar al espectador a unirse a ella. Es estar atento y vigilante con los gestos y los actos, es invitar a la imaginación para divertirse con los otros.

Así es como Erik e Irasema, preparan a ”Monsieur le clown” y “Mimiris” a toda una búsqueda creativa. “Nuestros personajes entran en diversas categorías del Clown. Como el Augusto, Carablanca y el Trampa. Solemos utilizar poco maquillaje inspirado en el “gasping” de los años 1920 y 1930, ya que la mayoría de nuestro espectáculo es dirigido al público infantil y la dramatización puede causar temor o impacto en algunos pequeños. Nuestras narices rojas son nuestra muletilla de la suerte, nuestro corazón. Al ponerla es entrar en personaje, es cambiar tu visión de las cosas, es transformarte por completo”.

“Mimiris” y ”Monsieur le clown” en el escenario son el “yin y yan”, “”Monsieur le clow” está inspirado mucho en el estereotipo del vagabundo, del desaliñado, un Trampa. Con el tiempo navegué hacia el Augusto, que es un personaje más empático con el público, para después convertirlo en un Carablanca. Estos personajes han existido toda la vida en la narrativa visual de cualquier espectáculo, el bobo, el malo y al que todo le sale mal. En cambio “Mimiris” es una mutación, un personaje que se va transformando todo el tiempo, suele ser el “comodín” del show”, compartieron.

Cada uno de sus shows están cargados de emotividad, también de lo absurdo convertido en comicidad. “Mimiris” y ”Monsieur le clown” son el dúo perfecto que enmarca la expresión profusa que define la risa universal y el humor particular, su trabajo es el ritmo artístico que expone toda disposición sensorial, afectiva y mental para y con los individuos, son la herramienta corporal que refleja otra realidad de la vida y del pensamiento mágico.

Leer más de El Sol de San Luis



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments